Uno de los elementos a tener en cuenta a la hora de vestir con elegancia son los clásicos zapatos de tacón. Este calzado es el responsable de que tu silueta sea más elegante y sexy y mejorar el aspecto generar de tus piernas. Comprar unos puede ser de lo más fácil, pero ponértelos y caminar con ellos ya es otra cosa. Veamos algunos trucos para conseguir caminar con tacones altos sin que te cueste demasiado, aunque sean de aguja.

Camina erguida

Caminar de forma erguida siempre es recomendable, pero lo es más aún cuando utilizas zapatos de tacón porque el riesgo de caer al suelo se multiplica. Mantén la cabeza y espalda rectas, hombros hacia atrás sin parecer anti-natural y, sobre todo, no pongas las rodillas rectas mientras andas, siempre dóblalas un poco.

Procura dar pasos pequeños

Intentar caminar dando zancadas mientras utilizas unos zapatos de tacón es muy arriesgado. Intenta dar pasos pequeños y no camines con prisa. A cada paso intenta doblar las rodillas un poco más de lo que haces cuando caminas con zapatos planos. A medida que los tacones son más altos, los pasos deben ser más pequeños, al menos hasta que te acostumbres lo suficiente a caminar con ellos.

Utiliza calzado de calidad

Utilizar calzado de calidad siempre va a ayudarte a estar más cómoda mientras caminas, pero en el caso de los zapatos de tacón es todavía más importante. Ten en cuenta que al andar con este tipo de calzado vas a necesitar realizar un esfuerzo extra, así que si los zapatos son cómodos la cosa va a ser mucho más sencilla, sobre todo si vas a tenerlos puestos durante mucho tiempo.

Evita superficies no sólidas

Caminar con tacones sobre zonas húmedas, céspedes, rejillas, tierra seca o mojada, te va a suponer más dificultad a la hora de caminar con zapatos de tacón. Procura elegir superficies rectas, planas y sólidas.

Apoya primero el tacón

No importa cuál sea tu forma de andar mientras caminas con zapatillas deportivas u otro tipo de calzado. Cuando lleves tacones siempre asegúrate de apoyar el tacón en primer lugar, si intentas apoyar a la vez la puntera y el tacón seguramente el resultado no sea satisfactorio.

Practica en casa y en el exterior

Prueba a ponerte los zapatos en casa y camina de un lado a otro. Una buena idea es ponértelos también para salir durante unos minutos, por ejemplo si vas a comprar, siempre puedes utilizar el carrito de la compra como soporte para ayudarte a mantener el equilibrio mientras aprendes a manejarte con los tacones. También es importante que aprendas a mantenerte de pie sin moverte. Prueba a practicar estar un buen rato de pie, en este caso intenta mantener los pies separados de forma natural, pero con ambas punteras apuntando hacia dentro.

Pon un pie delante del otro

Mientras vas caminando, imagina que la policía te obliga a realizar una prueba anti-alcohol y necesitas caminar sobre una línea imaginaria. No es necesario exagerar con este punto, pero siempre mantendrás mejor el equilibrio y la elegancia que si vas colocando un pie a cada lado a medida que vas caminando.

Tagged:

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: