Cómo evitar gases y flatulencias

Los gases intestinales son un producto normal de nuestro cuerpo, así que no hay que asustarse si los tienes. Sin embargo, sí existen algunas ocasiones en las que pueden suponer algún que otro problema, sobre todo si la cantidad es más grande de lo normal. En este caso pueden aparecer molestias, no solo a nivel interno del cuerpo, sino porque estos gases tienen que encontrar la salida al exterior y pueden dar lugar a situaciones algo embarazosas. Veamos aquí, por lo tanto, cómo puedes hacer para reducir los niveles de gases o flatulencias de forma natural.

Antes de empezar, mencionaremos que nunca debes evitar que los gases se expulsen, aunque estés rodeado de gente en la peor de las situaciones imaginables, siempre debes encontrar un medio de alejarte o de, disimuladamente, conseguir expulsarlos. En caso contrario sí que te podrías encontrar con problemas.

En general, es posible que sólo eliminando alguno de estos alimentos de tu dieta sea suficiente para eliminar los gases, quizás desechando los lácteos y substituyendo el café con leche por te o zumos naturales.

1. Alimentos saludables contra las flatulencias

Una de las principales causas de gases son cierto tipo de alimentos. Estos alimentos no deben dejar de consumirse ya que son sanos, pero sí puedes reducirlos en la cocina. Un ejemplo son las legumbresm cikes de bruselas, repollo, coliflores y brócoli. Procura consumirlos dos o tres veces por semana pero no en grandes cantidades. Si sueles consumirlos habitualmente puede ser una de las causas que provoquen gases.

Igualmente, la fibra y los productos lácteos pueden provocar gases. Sin embargo, vuelve a darse el caso de que la fibra es muy necesaria y muy sana, quizás no tanto los lácteos.

Aquí hay que tener en cuenta que existen dos tipos de fibra, la soluble y la insoluble. De las dos, la primera es la que produce gases y se encuentra normalmente en los guisantes y lentejas, avena y la cebada.

Por otro lado, la fibra insoluble puede encontrarse en el salvado de trigo, las verduras y los granos integrales. Son estos alimentos los que deberías comer para conseguir un aporte de fibra diario y, a la vez, reducir los gases y flatulencias.

2. El estrés y los gases

Aunque pueda parecer lo contrario, el estrés produce gases y flatulencias. No es el hecho en sí de estar estresado lo que produce los gases, pero esa sensación puede llevar a que se coma con prisas sin masticar mucho la comida y con nervios. De esta manera, acabaremos con más gases de lo normal.

Reducir la sensación de ansiedad, sobre todo a la hora de la comida, es una buena idea. Igualmente, es posible que por tu situación laboral o familiar tengas que comer aprisa, quizás incluso de pie. Tómate tu tiempo para comer pausada y relajadamente.

Realizar ejercicio físico reducirá los niveles de estrés y además contribuye a reducir los gases.

3. Algunos consejos para reducir gases y flatulencias

– Encuentra si eres intolerante a algún alimento y todavía no lo sabes.
– Elimina bebidas con gas, sobre todo refrescos.
– Evita las frituras.
– Evita alimentos ricos en grasas.
– Evita el café muy cargado, en su lugar puedes probar a tomar té.
– No abuses de los condimentos en la cocina.
– Comer despacio.
– No prepares comidas abundantes.
– Evita leche animal y substitúyela por otro tipo de leche o té.
– Cuece bien los alimentos, sobre todo las verduras.
– Fumar y masticar chicle produce más gases.
– Prueba a tomar infusiones de manzanilla, salvia, poleo, hinojo.

4. Remedios populares contra las flatulencias

Algunos remedios de toda la vida:
– Consume papaya o piña fresca.
– Come lechuga y apio en ensalada a diario.
– Durante la comida, bebe zumo de limón con agua y un par de cucharadas de vinagre de sidra de manzana y/o dos cucharadas de miel.
– Hierve un manojo de tomillo durante unos minutos en medio litro de agua. Añade algo de miel y bebe una taza al día.
– Hierve una taza de agua y una cucharada de raíz de genciana durante unos minutos. Bebe antes de las comidas.
– Toma media taza de jugo de aloe vera.
– Pon a hervir una cucharada de orégano y hierbaluisa en una taza de agua. Tomar fría después de las comidas.

Deja tu voto

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: