Cómo hacer yogur casero de forma natural

Uno de los alimentos que puedes encontrar en gran parte del mundo en cualquiera de los cinco continentes es el yogur, en parte porque su fabricación es relativamente sencilla y en parte porque es un derivado de la leche y, actualmente, puedes encontrar leche prácticamente en cualquier parte ¿cierto? Lo que vamos a ver aquí es cómo puedes hacer para conseguir tu propio yogur hecho en casa como a ti te gusta y en tanta cantidad como quieras. No solo te vas a hartar de comer saludable yogur, sino que además puedes ahorrar algo de dinero en el proceso.

Cómo preparar yogur casero

Lo que vas a necesitar básicamente es leche (puedes probar con un litro) y un recipiente donde ponerla a calentar pero, cuidado aquí, el truco consiste en que no dejes que hierva. Debes dejar que la leche se caliente durante unos 10 minutos a menos de 100 grados (alrededor de 90º está bien). Con este proceso lo que hacemos es pasteurizar la leche y no vendría mal que usaras algún termómetro para ayudarte a conseguir la temperatura ideal y no pasarte.

Una vez que hemos terminado con el primer paso, retiras la leche del fuego y dejas que se enfríe un poco a unos 40º-50º en un termo o una yogurtera.

En este punto añades una cucharada sopera de yogur natural y lo remueves bien de forma que no queden grumos. De esta forma, de una sola cucharada de yogur vas a obtener un litro. Una vez aue hayas removido debes taparlo todo y dejar que el yogur se vaya generando durante unas 4 horas. Debes tener cuidado aquí, puesto que las que se encargan de fabricar el yogur son unas bacterias, si dejas demasiado tiempo podrían aparecer bacterias no deseadas.

Si quieres obtener yogur de sabores puedes añadir azúcar o miel antes de poner la leche después de haberla calentado a 901 durante 10 minutos.

La ventaja aquí no es solo que puedes hacerte con cantidades industriales de yogur por poco dinero, sino que además te olvidas de substancias y añadidos como colorantes, potenciadores del sabor, aromas y demás sucedáneos que las grandes marcas añaden a sus productos, todo natural y a tu gusto.

Una vez que tengas el yogur preparado lo puedes guardar en recipientes de cristal en la nevera para que se conserve de forma adecuada. Para terminar, cuando vayas a comértelo puedes añadirle trozos de fruta, cereales o utilizar el yogur para adornar o acompañar postres.

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: