Cómo reducir el tamaño de los pechos de un hombre

Asociar unos pechos grandes con una mujer es fácil, pero en la realidad también existe una asociación de pectorales grandes con hombres y, en este caso, se trata de una relación que pocos desean. No hablamos aquí, obviamente, de masa muscular que aumente el tamaño del pecho de un hombre, sino de grasa que, normalmente, vas a querer que se reduzca o que desaparezca totalmente. Veamos aquí algunos puntos al respecto.

Mejora tu dieta

Si eres un hombre y sufres de un exceso de tamaño de pechos, entonces tu problema puede tener una raíz alimenticia. Si comes demasiada grasa, ésta acabará depositándose allá donde no quieres. Pero cuidado aquí, porque no es la grasa tu enemigo número uno.

Los hidratos de carbono equivalen a energía que tu cuerpo no gasta inmediatamente y que acaba convertida en grasa acumulada en diferentes zonas, probablemente el pecho sea una de ellas.

Evita frituras, grasas saturadas, reduce el número de calorías diarias y elige frutas, vegetales, legumbres, agua y zumos. Evita el alcohol, refrescos y bebidas en general que aportan muchas calorías, elige agua, zumos o infusiones.

Cambia el pan blanco por pan integral.

Reduce el consumo de sal y vvita el azúcar (sin eliminarla), pero cuidado con los sucedáneos que utilizan algunas marcas para edulcorar sus productos porque pueden ser incluso peores.

Controla las porciones que consumes, raciona la comida para no consumir más de la cuenta. Es mejor comer pequeñas porciones varias veces a lo largo del día que sentarte a una comilona.

Realiza ejercicio aeróbico

No todo el ejercicio que realices te va a servir igualmente. Por ejemplo, realizar ejercicios con pesas no te va a ser tan eficiente para reducir el tamaño del pecho como realizar ejercicio aeróbico. Aquí entra, por ejemplo, la bicicleta, natación, aerobic, artes marciales, footing y cualquier ejercicio que suponga moverte rápidamente.

No necesariamente tienes qué realizar ejercicios con brazos, basta con caminar cada día para que tu cuerpo comience a utilizar la grasa que te sobra para convertirla en energía. El ejercicio aeróbico hará que tu metabolismo puede acelerarse y esto hará que se reduzca la grasa en el pecho y en otras zonas del cuerpo.

Procura realizar el ejercicio al menos 3 o 4 veces al día.

Flexiones de brazos para reducir el tamaño del pecho

Unas flexiones de brazos van a ser un extra a tener en cuenta además del ejercicio aeróbico que mencionamos en el punto anterior. Al realizar flexiones de brazos estás ejercitando los músculos pectorales que, al activarse, activarán su metabolismo.

Si estás en un gimnasio, puedes probar a realizar ejercicios de press de banca. Te acuestas bocarriba y levatantas pesas con ambos brazos de forma simultánea a la altura del pecho. Esto puede hacerse bien con mancuernas o con una barra larga con pesas. Si no tienes experiencia mejor que preguntes a un monitor en el gimnasio o te asesores antes de realizar el ejercicio en casa.

Un entrenador también podrá indicarte ejercicios similares que te ayuden a reducir el tamaño de los pechos. Normalmente no podrás realizar demasiadas de estas flexiones, así que por sí mismas no te van a hacer demasiado efecto si no las sumas a algún tipo de ejercicio aeróbico.

Pregunta a tu médico

Si los pechos se te han agrandado recientemente y te ha coincidido con el comienzo de alguna medicación, consúltalo con tu médico, puede que sea un efecto secundario.

Acude a la medicina

Una solución más radical es visitar a un médico especialista. Es posible que sufras de ginecomastia, una descompensación entre estrógenos y testosterona. El médico sabrá qué medicación tendrías que tomar para solucionar el problema.

Otra solución pasa por recurrir a una operación de cirugía estética. En ambos casos siempre acude a especialistas, no te auto mediques ni te fíes de médicos ‘caseros’.

Insecticidas y pesticidas

Muchos insecticidas y pesticidas incluyen xenoestrógenos, químicos que pueden causar trastornos hormonales que pueden llevar a un incremento en el tamaño de los pechos en el hombre. Procura evitar la exposición a estas substancias.

Disimula el problema

Mientras encuentras una solución, puedes probar a disimularlo utilizando ropa suelta, camisetas por fuera del pantalón, preferentemente de color negro.

Otras posibilidades pasan por utilizar vendajes o camisetas de compresión (se venden en tiendas especializadas), aunque estos elementos pueden llegar a ser molestos, por lo tanto, si llegas a usarlos tómalos siempre como algo transitorio. Tu meta debe ser eliminar el problema, no hacer que no se vea.

En definitiva

Procura siempre acudir a un médico o a un especialista antes de comenzar a realizar ejercicio físico, sobre todo a cierta edad, y también si piensas cambiar radicalmente tu dieta.

Evita las soluciones ‘milagrosas’ a base de pastillas, muévete siempre que puedas, aunque sea para dar un paseo escuchando música con los auriculares, sube por escaleras en lugar de utilizar el ascensor siempre que puedas.

Deja tu voto

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: