El vídrio esmerilado está diseñado especialmente para instalarse en ventanas o cristales de separación en habitaciones de casas y oficinas. La idea es que estos cristales dejan pasar la luz, pero las imágenes se ven borrosas, así que son ideales para conseguir zonas de privacidad sin renunciar a la luminosidad.

Parece que alguien descubrió por casualidad que una simple cinta adhesiva o fixo pegada sobre la superficie de uno de estos cristales es suficiente para que puedas ver a través de él de forma más o menos nítida, un simple truco que más de un espía secreto tendrá apuntado en su libreta de efectos especiales.

Lo cierto es que no he podido comprobarlo por mi mismo, pero según se ve en el vídeo siguiente parece que funciona perfectamente:

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: