Dieta Mediterránea: cuerpo y mente sanos

La dieta mediterránea, una opción ideal para mantener en buen estado tu salud. Disminuye el porcentaje de enfermedades y prolonga nuestro tiempo de vida.  Los ingredientes más usados y los platos más famosos que no pueden faltar en la carta de ningún restaurante.
La dieta mediterránea, típica de países como España e Italia, basada en aceite de oliva, pescado y alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, legumbres y hortalizas, es reconocida por ofrecer importantes beneficios a quienes la consumen.

Diferentes estudios han confirmado que la dieta mediterránea:

• Ayuda a prevenir el asma y las alergias por su aporte de antioxidantes y ácidos grasos como el Omega 3, que actúan como protección evitando dichas enfermedades.

• Reduce la presión arterial gracias a la utilización de aceites naturales como el aceite de oliva y las nueces que actúan como antioxidantes y vasodilatadores, beneficiando a personas hipertensas.

• Disminuye el riesgo de contraer cáncer.

• Evita la obesidad y las enfermedades cardiovasculares ya que ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

• Aumenta la esperanza de vida en comparación con quienes no siguen una dieta mediterránea.

La dieta mediterránea forma parte de la lista de elementos que la Unesco declaró como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) han reconocido la dieta mediterránea como un modelo alimentario de calidad, saludable y sostenible.


Alimentos y platos característicos

La dieta mediterránea incluye cantidad de:

• Frutas y hortalizas frescas que incorporan vitaminas y minerales a nuestro cuerpo.

• Aceite de oliva; de 3 a 4 cucharas soperas diarias y sin cocción hacen un gran aporte a nuestra salud.

• Cereales y legumbres que aportan energía.

• Frutos secos, ricos en vitaminas (especialmente vitamina e) y minerales nutritivos.

• Lácteos que aportan calcio y vitaminas liposolubles. También aportan bacterias digestivas que favorecen la buena digestión y previenen el estreñimiento.

• Pescados, fuente de proteínas de alta calidad y de ácidos grasos omega 3 y omega 6.

• Carnes rojas.

• Pequeñas cantidades de vino.

Uno de los platos típicos de la cocina mediterránea es el Gazpacho que consiste en la elaboración de una sopa con ingredientes como el pan, aceite de oliva, vinagre y hortalizas crudas. También lo es las Lentejas a la levantina, plato a base de lentejas con arroz con sofrito de cebolla, pimiento y ajo, condimentado con aceite de oliva y especias y la Tortilla de patatas con huevos revueltos y rebozados con papas.

La diversidad de ingredientes que compone la gastronomía mediterránea logra distinguidos contrastes de sabores que cumplen con los requisitos de los paladares más exigentes.

Dónde comer:

Para disfrutar de la más exquisita comida mediterránea conozca el Restaurante “El Canigó” del TorreMirona Hotel Relais. Un lugar elegante donde podrá disfrutar una cocina elaborada con productos autóctonos y de primera calidad.

El aceite de oliva, gran símbolo de esta dieta, y el pescado también se suman a la lista de alimentos locales básicos de sus comidas. Por otro lado el tomate, patatas, pimientos, el maíz, provenientes de otros lugares, junto con el arroz y la naranja, originarios de Asia, y vegetales como alcachofas, berenjenas y espinacas de Arabia, también formaban parte de esta saludable alimentación mediterránea que podrás degustar en este hotel con encanto de la Costa Brava.

La dieta mediterránea, es una fiesta para todos nuestros sentidos y para mantener un buen estado de salud.

Deja tu voto

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: