El test de la alergia es la prueba realizada por un alergólogo o alergóloga para determinar a qué sustancia somos sensibles. Cuando lleguemos a la consulta de este especialista, lo primero que hará será realizar una entrevista que pueda encaminarle hacia un diagnóstico de nuestra dolencia. En ese momento, incidirá sobre qué síntomas sufrimos cuando creemos tener una reacción alérgica, con qué frecuencia aparecen éstos, los antecedentes de alérgicos o alérgicos en nuestra familia, etc.

Otras de las cuestiones que planteará son si creemos que el causante puede ser un alimento, si los episodios se dan en el hogar, en el trabajo o en unas circunstancias concretas…la realidad es que si tenemos una alergia alimentaria, como norma general, padeceremos los síntomas de forma inmediata a la ingesta, no uno o varios días después.

Una vez recabada la información necesaria, el siguiente paso que deberemos dar si creemos que tenemos alergia, es someternos a una prueba cutánea. Ésta consiste en una serie de cortes pequeños o punciones; en cada uno de ellos se estudia la reacción a un determinado alérgeno entre los más comunes, como pueden ser el polen o algunos alimentos. Si aparecen unos puntos rojos, conocidos como pápulas, rodeando la zona será señal de que ese antígeno no es muy bien recibido en nuestro organismo.

Basada en los mismos principios, también puede llevarse a cabo una prueba intradérmica. En este caso las sustancias potencialmente alérgicas se insertan bajo la piel y sirve para detectar intolerancias de tipo ambiental.

La siguiente parte del proceso consiste en un análisis de sangre que informe sobre el número de anticuerpos de tipo IgE que se produce en el organismo tras la ingesta de ese alimento concreto. Esta cantidad es lo que confirmaría la alergia. Si esta prueba tiene un resultado negativo, habría que pasar a una prueba de provocación.

En ese momento, al o la paciente se le administrarán cantidades cada vez mayores del alérgeno para observar los síntomas que se producen. Las consecuencias que puede tener esta prueba llevan a que siempre deba hacerse bajo la supervisión de médicos, que puedan actuar en caso de que la persona sufra una reacción severa.

Autor: Amparo Fernández, asistente de contenidos en Filterqueen

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: