Jesús es el Hijo de Dios, la palabra de Dios que se hizo hombre, el Mesías prometido, nuestro Señor y nuestro salvador.
Jesús es hombre y Dios, hijo de Dios el Padre y de la Santísima Virgen María, concebido por el Espíritu Santo.
El bajo del cielo para enseñarnos el camino de regreso al Padre. Jesús es el camino, la verdad y la vida.
Por causa de nuestros pecados el entrego su vida a cambio de nuestra vida eterna, sufrió los mas grandes tormentos en su pasión y recibió el castigo que nosotros merecemos por nuestros pecados.
Su sangre sacerdotal nos limpia de nuestros pecados. Para esto el instituyo los sacramentos. A través del bautismo nos integramos en el cuerpo de Cristo, en la Confesión renunciamos el pecado y recibimos la absolución por el poder conferido a los sacerdotes, en la Eucaristía recibimos su verdadero cuerpo y su verdadera sangre.

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: