En el Modelo Psicométrico, Para Verdugo, (1.994), el enfoque tradicional en la evaluación educativa se caracteriza por:
– Su afán en buscar causas y etiologías. La causa de las dificultades está en el alumno.
– Las deficiencias debe buscarlas o evaluarlas el especialista (médico, psicólogo, etc.).
– Es necesario pasar pruebas específicas para conocer sus capacidades (de acuerdo con un criterio normativo frente al resto de los alumnos de su edad).
– Se evalúa sólo al alumno porque es él quien tiene las dificultades.
– Se evalúa para conocer el grado de déficit y dificultades (categorizar).
– Se evalúa al alumno sacándolo del aula.
– La respuesta educativa del alumno es un programa individual que surge de las dificultades. Este programa individual requiere la atención del especialista y se plantea objetivos, contenidos y actividades al margen del aula. Las ayudas se dan a los que las necesitan y la responsabilidad de los progresos del alumno la tiene los especialistas que desarrollan el programa (logopeda, profesor de apoyo, etc.).

EN EL MODELO COGNITIVO, la evaluación psicológica y educativa debe centrarse en el sujeto y evaluarlo en las actividades de selección, elaboración, transformación y recuperación de la información.

La psicología cognitiva tiene un interés indudable en la evaluación y entrenamiento de la inteligencia en personas retrasadas, grupos minoritarios, etc. y, recientemente, ha tenido sus implicaciones en el área clínica de la personalidad. La aplicación del modelo cognitivo al campo de la evaluación y tratamiento de la personalidad se desarrolla por Ellis, Beck y otros autores provenientes de la modificación de conducta. Las creencias, expectativas, las atribuciones y otros aspectos cognitivos son los conceptos que reciben una atención especial.

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: