Sudar es algo natural y sano, pero en ciertas ocasiones y a ciertas personas esta segregación de líquidos sobre la piel se produce de forma excesiva. Su nombre técnico y oficial es hiperhidrosis y tiene que ver con un defecto de funcionamiento en el sistema nervioso. Afecta normalmente a las axilas, manos y pies, cuello y en ocasiones también a la zona que rodea a los senos.

Tranquilo, no es grave más allá de los problemas colaterales que supone sudar más de la cuenta y, normalmente, los que más van a sufrir los efectos quizás sean las personas que te rodean. Veamos qué puedes hacer al respecto.

Causas del sudor excesivo

Algunas causas que producen un exceso de sudor:

Obesidad y sudor: Uno de los motivos por el que puede producirse el exceso de sudor o hiperhidrosis es el sobrepeso. Este factor es bastante obvio, ya que una persona que pese más que otra necesitará realizar más esfuerzo en general para realizar tareas cotidianas.

Medicamentos y sudor: Algunos medicamentos pueden estar relacionados con el sudor, sobre todo si están basados en hormonas.

Estrés y ansiedad: Situaciones de estrés influyen en la segregación de sudor. Esto es una respuesta natural del cuerpo y no debe extrañarnos, además puede solucionarse de forma más o menos sencilla, básicamente consumiendo bebidas relajantes. Si desaparecen las causas que te provocan ansiedad o estrés verás como los niveles de sudor también se reducen. Si estás en una situación de estrés y aprendes a auto-controlarte para tranquilizarte, el sudor también se verá reducido.

Cómo solucionar el exceso de sudor

Si quieres evitar la sudoración excesiva, puedes recurrir a algunos de estos puntos:

Comida sana: una alimentación sana puede influir en la reducción de los niveles de sudor. Si padeces de sobre peso y varias tu alimentación perderás algo de peso y vas a sudar menos. Consumir antioxidantes en ayunas por la mañana puede ayudarte igualmente (por ejemplo zumo de tomate, granadilla). Evita el exceso de azúcar, cafeína, tabaco, y alcohol. Los alimentos ricos en vitamina B también te ayudarán a calmar la actividad de las glándulas sudoríparas.

Intenta no pensar en el sudor: No estés continuamente comprobando si has sudado o no. Esto te puede provocar estrés e, irónicamente, este estrés va a producir que sudes más.

Vinagre contra el sudor: El vinagre es un remedio casero contra el sudor. Puedes beber vinagre dos o tres veces al día antes o después de las comidas. Obviamente, no bebas el vinagre sólo, puedes preparar una solución con agua o mezclarlo como mejor te guste, por ejemplo con miel.

Té de hierbas y zumos: Consume té de hierbas que contengan salvia. También son útiles el zumo de tomate o de uva.

No uses más ropa de la necesaria para disimular el sudor: Hay quien usa más ropa de la que necesita solo para disimular el olor o las manchas de sudor. Esto es un error porque al final acabarás, obviamente, sudando más. Viste con ropa ligera que no te provoque más calor del necesario. Evita igualmente la ropa sintética y usa ropa tejida con productos naturales.

Patatas contra el sudor: Curiosamente, las patatas tienen una propiedad anti-sudorípara, pero no comiéndolas. Corta una patata fresca por la mitad y frota en la zona donde suelas sudar habitualmente.

Bebe agua: No evites beber agua pensando que así reducirás el sudor. El agua es necesaria y acabarás sudando igualmente. Solo acabarás deshidratado.

Realiza ejercicio físico: El ejercicio físico te ayudará a reducir el sudor, tu cuerpo aprenderá de forma natural que debe provocar sudor en ese momento de ejercicio y no en otro. Perderás peso y esto también ayuda a reducir el sudor. En general, el proceso de la hiperhidrosis se regulará de forma natural.

Tagged:

Escribe para ampliar o mejorar este artículo: